Recomendaciones compras internet

Recomendaciones_compras_internet_pymelegal

Se acerca la Navidad y, con ella, entramos en el período más proclive para las compras por internet. 

En estas fechas es normal que nos asalten dudas, tanto si gestionamos un e-commerce como si somos los clientes finales y es por ello que esta semana queremos resolver algunas de las cuestiones que nos habéis ido planteando, tanto como prestadores de productos y servicios como desde la perspectiva de clientes/usuarios.

Como empresa que puede tener un comercio online es básico que nuestros clientes se sientan seguros y confiados durante el proceso de compra, por lo tanto, será crucial seguir un conjunto de “buenas prácticas” que marquen la diferencia entre nuestro e-commerce y el de la competencia. 

Y, ¿cómo lo conseguimos? Pues a través de la información legal de nuestra página; y, ¿qué debe incluir esta información?

– En primer lugar, deberemos informar de quién hay “detrás” de la página, es decir, mediante el AVISO LEGAL informaremos de la denominación social, dirección, NIF, correo electrónico (o cualquier otro dato que permita la comunicación directa con la empresa) o datos registrales, entre otros aspectos (tal y como preceptúa el art. 10 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de los servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico -la LSSICE-). Si se está adherido a un código de conducta, este es el lugar donde lo indicaremos. 

– En segundo lugar, la web deberá disponer de la “Política de privacidad” donde se comunica toda la información que debemos facilitar, según el art. 13 del RGPD, a saber, la finalidad del uso de los datos personales, la legitimación para tratarlos, las posibles cesiones de los datos, el período de conservación de éstos, el ejercicio de derechos por parte del usuario, etc. Deberá ser obligatorio el facilitar esta información y que el usuario la lea y acepte, ya que nos facilitará obligatoriamente sus datos para poder gestionar la compra que nos realice.

– En tercer lugar, y en caso de que la web haga uso de cookies, se deberá añadir la “Política de cookies” junto con el banner informativo adecuado. Es necesario que el usuario pueda rechazar, aceptar o configurar el uso de cookies, en el caso de que así lo desee. 

– Y en cuarto lugar, pero no por ello menos importante, en todo e-commerce es imprescindible informar de todo el proceso de compra, de los precios, validez de las ofertasentrega de los productos o prestación del servicio, impuestos aplicables, gastos de envío (en caso de que los haya), derecho de desistimiento y cómo ejercerlo, garantías del producto/servicio, etc. Es lo que se conoce como Condiciones Generales de Contratación y sirven para informar a vuestros clientes/usuarios de las condiciones que regularán el procedimiento de la compra online de los productos/servicios.

Toda esta información se debe dar por medios electrónicos, de forma permanente, fácil, directa y gratuita y, ha de permitirse que el usuario/cliente pueda guardarse una copia de la misma.

¿Qué pasa si no está la información de forma adecuada?

– Ante un posible conflicto, el usuario ha de poder conocer los datos identificativos del responsable de la web, así como los derechos que le asisten, leyes que le aplican y las autoridades de control y jurisdiccionales competentes. Si no están los textos indicados, no se está informando debidamente.
– No genera confianza y las autoridades no recomiendan la navegación ni uso de páginas web que no identifiquen al responsable del tratamiento.  
– No se podrá hacer uso de datos personales para los cuales no se haya indicado los fines de su tratamiento ni haber informado de forma previa al usuario
– Nos exponemos a una denuncia por parte de un ciudadano ante la Agencia Española de Protección de datos que puede abrir expediente y sancionar.

Por otro lado, como usuario/cliente de un e-commerce, se deberán tener en cuenta diversas medidas que ayuden a proteger su privacidad y a gestionar el proceso de compra de forma segura.  
Os proponemos algunas de las medidas de seguridad para efectuar una compra “segura”: 

– Configurar el dispositivo a través del cual realizaremos la compra de forma que esté suficientemente protegido. 

– Tener el antivirus actualizado para que, cuando se realice la transacción, pueda detectar amenazas. 

– Actualizar, asimismo, el sistema operativo, las aplicaciones y/o programas a su última versión. La falta de actualizaciones puede llevar a un fallo de seguridad que permita al ciberdelincuente tomar control sobre vuestro dispositivo y ejecutar acciones sin vuestro control.

– Evitar llevar a cabo el proceso de compra a través de ordenadores, tabletas o móviles públicos o compartidos, ya que no sabemos la seguridad de éstos y pueden contener virus u otro tipo de código malicioso. 

Y, ¿cómo puede saberse si la web que se está visitando es segura?

– Si se tienen dudas sobre la información legal que proporciona la web, puede verificarse el responsable del sitio a través del registro del dominio (puede accederse a la información a cerca de los dominios (whois) en esta web https://www.dominios.es/dominios/es/busca-tu-dominio).

– Otra manera de verificar si la página a la cual accedemos es segura es mediante el protocolo seguro de comunicación https. Cuando proporcionamos datos personales a través de internet es importante comprobar que la página web o aplicación móvil envíe la información utilizando dicho protocolo para así garantizar que la información viaja cifrada, sin que nadie pueda interceptarla y que dispone de un certificado de seguridad válido que verifique la identidad del sitio.

– Se debe revisar el certificado digital de la web para que sea válido y corresponda con el sitio en el que realmente se quiere hacer la compra. Esta información se comprueba de forma distinta para cada navegador, aunque por lo general será haciendo clic sobre el icono con forma de candado. Se debe verificar quién ha emitido el certificado (autoridad certificadora), para quién (nombre de la empresa de la tienda online y dominio) y su plazo de validez. 

– Las tiendas que tienen un sello de confianza están adheridas a un código de conducta y suelen ofrecer a los consumidores procedimientos alternativos de resolución de conflictos sencillos, rápidos y cómodos.

Por último, para llevar a cabo una compra online recogemos algunos aspectos a tener en cuenta:
1. Realizar las compras en páginas que inspiren confianza.
2. Validar que la web identifica al responsable del tratamiento y la ubicación de este.
3. Comprobar que la tienda online es segura y da la información necesaria sobre el consumo y sobre los datos personales.
4. Usar tarjeta exclusiva de pagos online.
5. Desconfiar de ofertas demasiado atractivas, porque puede ser una web fraudulenta.
6. Verificar que los dispositivos están configurados adecuadamente.
7. Elegir el método de pago con cuidado.
8. Las tiendas online con sellos de confianza ofrecen más garantías.
9. El usuario tiene derecho a desistir de una compra en los 14 días posteriores (exceptuando los casos que establece la LSSICE).
10. Si el usuario desiste de la compra o hace uso de la garantía, no debe tener costes ni gastos de envío a su cargo. 

En la próxima news tipificaremos algunos de los fraudes más frecuentes que se pueden producir en este tipo de operaciones online.
Si tenéis dudas sobre si vuestro e-commerce cumple con las obligaciones comentadas o sobre vuestros derechos como usuario el equipo de PYMELEGAL, S.L está a vuestra disposición.