¿Qué datos se tratan en la tecnología de seguimiento WiFi?


Las diferentes autoridades de protección de datos del país han elaborado conjuntamente unas orientaciones sobre los tratamientos que incorporan tecnología de seguimiento WiFi, analizando qué implicaciones tiene esta tecnología, identificando los riesgos y recomendando un uso responsable que cumpla con la normativa de protección de datos.

Las técnicas de seguimiento WiFi tienen el objetivo de identificar y rastrear dispositivos de manera única y precisa. Se basan en parámetros y características físicas de los dispositivos y condiciones de la transmisión para generar una huella digital individualizada para cada dispositivo.

Estos procesos evolucionan muy rápido y las técnicas antiguas pierden efectividad, debido al uso del reconocimiento de patrones, la analítica de datos y la continua evolución de estas técnicas.

Principales métodos utilizados:

  • Tramas Probe Request: Utilizadas cuando el dispositivo no está conectado a un punto de acceso (AP). Estas tramas son enviadas automáticamente y sin cifrar por todos los dispositivos WiFi, permitiendo ser recibidas y descodificadas por cualquier receptor.
  • Información Indirecta: Se pueden obtener datos mediante mediciones como el indicador de fuerza de la señal recibida (RSSI), intervalos de tiempo entre tramas, distribución de nombres de secuencia y desviaciones de los relojes de los dispositivos.

El objetivo de la recogida y el análisis de datos como estos es generar una impronta digital única que permita identificar cada dispositivo. Este proceso comporta las siguientes fases:

  1. Captura de Tramas Probe Request: Recolecta masiva de tramas y datos físicos como el RSSI.
  2. Extracción y envío de información: Los datos relevantes son enviados a un servidor centralizado para procesarlos.
  3. Análisis de patrones: Utilización de técnicas avanzadas como el aprendizaje automático para identificar dispositivos únicamente.

Tratamiento de datos personales

Esta tecnología afecta a todos los dispositivos con funcionalidad WiFi, sin que necesariamente estén conectados a una red concreta. Por ejemplo: móviles, tabletas, portátiles, ordenadores fijos, routers, impresoras, electrodomésticos, juguetes, dispositivos corporales (wearables, marcapasos, sistemas de oxígeno portátiles, dispositivos para diabéticos, implantes neuronales…) y automóviles.

Los datos utilizados en este tipo de procesos se suelen considerar como datos personales, ya que están relacionados con personas identificables y pueden ser utilizados para identificar a personas directa o indirectamente.

La tecnología de seguimiento WiFi no es un tratamiento de datos personales en sí, pero podría formar parte de ellos ya que puede aparecer en operaciones de tratamiento de datos personales derivados de analíticas de presencia (estudia la existencia y permanencia en una determinada zona) y localización (tiene como objetivo trazar el recorrido dentro de una zona).

En muchas ocasiones la finalidad es detectar y analizar comportamientos colectivos, pero siempre partiendo de la detección de datos individuales.

Estos serian algunos tratamientos en los que se emplean tecnologías de seguimiento WiFi:

  • Servicio de geolocalización del dispositivo (aunque no haya conformidad del usuario).
  • Seguimiento de personas en los centros de trabajo.
  • Servicios de emergencias: podrán recibir información sobre la ubicación de quien llama automáticamente por los datos de localización WiFi.
  • Vigilancia de personas: se utiliza el seguimiento WiFi para detectar si hay personas en ciertos recintos o lugares.
  • Vinculación entre personas: determina si las personas comparten el mismo espacio, se aproximan, se detienen en el mismo punto…
  • Análisis del flujo de personas en instalaciones privadas para optimizar el diseño del espacio físico.
  • Gestión de multitudes en lugares de acceso público: áreas concurridas, aeropuertos, transporte público, estadios, vías públicas…
  • Marketing y publicidad dirigida: cuando acceden o se acerquen a una ubicación específica o en función de comportamientos o patrones de movimiento.
  • Creación de perfiles de usuario, en función de los patrones de movimiento y el comportamiento.

Es importante saber que muchos de estos usos implican la recopilación y tratamiento de datos personales. Por eso, deberán respetar los principios, derechos y obligaciones establecidos en el RGPD y la LOPDGDD.

El equipo de PymeLegal